Que debo saber sobre las vacunas

 

1. ¿Que son las vacunas?

 

Según la Organización Mundial de la salud, se entiende por vacunas  cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos, que luego actuaran protegiéndonos contra futuras infecciones.  Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos.

 

Vacunas

 

2. ¿ Como funcionan las vacunas?

En realidad, lo que hacen las vacunas es engañar al organismo, concretamente al sistema inmunológico, haciéndole pensar que está siendo atacado por un agente infeccioso y obligándole a defenderse. El microorganismo inoculado con la vacuna está muerto o muy debilitado (atenuado), por lo que no reviste ningún peligro para el niño; pero es suficiente para que su sistema inmune reaccione generando anticuerpos contra él y con ellos adquiriendo una memoria inmunitaria que le permitirá reconocer ese microorganismo concreto y eliminarlo.

 

Las vacunas generan inmunidad

3. ¿Cuantos tipos de vacunas existen?

Existen 4 tipos que son:

  1. Virus vivos atenuados, por ejemplo, varicela, sarampión, parotiditis y rubeola (triple viral)
  2. Vacunas muertas o inactivadas, se hace a partir de 1 proteína u otros pequeños fragmentos tomados del virus o bacteria (ejemplo tosferina)
  3. Toxoide, las cuales contienen una toxina producida por una bacteria o virus. Ejemplo antitetánico.
  4. Vacunas biosinteticas, estas contienen sustancias artificiales muy similares a fragmentos de virus o bacterias (ejemplo hepatitis b).

En la actualidad existen vacunas combinadas, como la trivalente o la hexavalente, que permiten inmunizar simultáneamente frente a varias enfermedades importantes.

 

Existen 4 tipos de vacunas

 

 

4. ¿ Vías de administración de las vacunas?

Las vacunas se administran por 4 vías, las cuales son:

  • Vía intramuscular: Se utiliza esta vía para la administración en la masa muscular profunda de un producto biológico (inmunoglobulinas o vacunas) que será absorbido de forma rápida. Es la vía de elección para las vacunas fraccionadas o que contienen aluminio como adyuvante.
  • Vía subcutánea o hipodérmica: Es la introducción en el interior del tejido conjuntivo, debajo de la piel, de un producto biológico que será absorbido lentamente.
  • Vía intradérmica: Es la introducción dentro de la dermis de una cantidad mínima (0,01ml a 0,1ml) de un producto biológico que será absorbido de forma lenta y local. Actualmente no existen vacunas en las que se utilice esta vía, pero sí se utiliza para la realización de la prueba de la tuberculina.
  • Vía oral: Es la vía utilizada para algunas vacunas como la VPO. No deben mantenerse a temperatura ambiente pues disminuye su eficacia, por lo que se extraerán del frigorífico en el momento de ser administradas.
  • Otras vías de administración: Algunas vacunas se administran por nebulización, bien intranasal o mediante aerosolización buco-nasal.

Por lo general son necesarias varias dosis espaciadas en el tiempo para lograr que la inmunidad se mantenga con el tiempo. De ahí la importancia de cumplir el esquema de vacunación.

 

Vías de administración de las vacunas

 

 

5. ¿Las vacunas tienen efectos adversos?

Por lo general son leves, los efectos adversos más graves (reacciones anafilácticas o encefalopatía) son muy poco frecuentes (aproximadamente 1 caso de cada millón de vacunas administradas) y, mucho menos frecuentes que los producidos por la propia enfermedad de la que protegen.

Los efectos adversos mas habituales son:

  • Dolor, inflamación y enrojecimiento en el lugar de la punción. Es una reacción relativamente frecuente y pasajera, que puede tratarse mediante la aplicación local de una compresa fría. Si el dolor es importante, puede utilizarse un analgésico como el paracetamol o el ibuprofeno.
  • Aparición de un pequeño bulto duro en el lugar de la punción. Ocurre sobre todo tras la vacunación frente a la tosferina y la meningitis B. Pueden ser dolorosos si los apretamos con las manos. Desaparece espontáneamente al cabo de semanas.
  • Casi cualquier preparado vacunal puede producir fiebre después de su administración, pero ocurre con más frecuencia después de la vacunación con triple vírica (sarampión-rubeola-parotiditis), la vacuna frente al meningococo B y tras la vacunación con DTP (difteria-tétanos-tosferina) aunque la introducción de las nuevas vacunas frente a la tosferina (DTPa) ha hecho que esta reacción sea menos frecuente. En el caso de la vacunación triple vírica, la fiebre suele aparecer varios días después de la vacunación (4 a 15 días después). Si aparece fiebre tras la vacunación, puede administrarse al niño un antitérmico (paracetamol o ibuprofeno) y consultar con su pediatra en caso de que la fiebre se mantenga más de 24-48 horas o aparecen otros síntomas que resulten alarmantes o preocupen.

 

6. ¿Verdaderamente necesitamos vacunarnos?

Durante unas semanas después del nacimiento, los bebés tienen algo de protección contra los microbios que les causan enfermedades. Esta protección se transmite de la madre a través de la placenta antes del nacimiento. Después de un corto tiempo, esta protección natural desaparece.

SI NECESITAMOS VACUNARNOS ya que las vacunas ayudan a proteger contra muchas enfermedades que solían ser mucho más comunes. Los ejemplos incluyen tétanos, difteria, parotiditis, sarampión, tosferina, meningitis y poliomielitis. Muchas de estas infecciones pueden causar enfermedades serias o potencialmente mortales y pueden llevar a discapacidades de por vida. Gracias a las vacunas, muchas de estas enfermedades ahora son poco frecuentes incluso algunas erradicadas.

 

7. Las vacunas son seguras!

PUES SI, todas las vacunas aprobadas son sometidas a pruebas rigurosas a lo largo de las diferentes fases de los ensayos clínicos, y siguen siendo evaluadas regularmente una vez comercializadas. Los científicos también siguen constantemente la información procedente de diferentes fuentes en busca de indicios de que una vacuna pueda tener efectos adversos. La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves y temporales, tales como el dolor en el lugar de inyección o la febrícula. Los raros efectos colaterales graves notificados son investigados inmediatamente.

Es mucho más fácil padecer lesiones graves por una enfermedad previsible mediante vacunación que por una vacuna. Por ejemplo, la poliomielitis puede causar parálisis; el sarampión, encefalitis y ceguera, y algunas enfermedades previsibles mediante vacunación incluso pueden ser mortales. Los beneficios de la vacunación superan largamente los riesgos, y sin vacunas habría muchos más casos de enfermedad y muerte.

 

 

8. ¿Que relación tienen las vacunas y el autismos?

Un estudio de 1998 planteó la posible relación entre la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubéola) y el autismo, pero posteriormente se demostró que era fraudulento y tenía graves sesgos, por lo que fue retirado por la revista que lo publicó. Lamentablemente, esa publicación creó un estado de pánico que produjo una disminución de las tasas de inmunización y posteriores brotes de esas enfermedades. No hay ninguna prueba de la existencia de una relación entre la vacuna triple vírica y el autismo o los trastornos del espectro autista.

 

 

9. ¿Contra cuales enfermedades existen vacunas?

Existen principalmente contra:

Vacuna contra la varicela

  • Vacuna DTPa
  • Vacuna contra la hepatitis A
  • Vacuna contra la hepatitis B
  • Vacuna Hib
  • Vacuna contra el VPH
  • Vacuna antigripal
  • Vacuna antimeningocócica
  • Vacuna triple viral
  • Vacuna antineumocócica conjugada
  • Vacuna antineumocócica de polisacáridos
  • Vacuna contra la polio
  • Vacuna contra el rotavirus
  • Vacuna contra la culebrilla
  • Vacuna Tdap
  • Vacuna antitetánica

 

10. Importancia de la vacunación

Desde su descubrimiento, las vacunas han sido, la medida de prevención que más beneficios ha aportado a la humanidad. Enfermedades que antes eran epidémicas y que originaban una gran mortalidad ahora están erradicadas en todo el mundo (viruela), casi erradicadas (poliomelitis o sarampión) o controladas (hepatitis B, tétanos, difteria, meningitis meningocócica o tosferina).

Ningún otro medicamento ha salvado tantas vidas como las vacunas, por lo que no vacunarse o negar la vacunación a los hijos no sólo debe considerarse como un acto irresponsable de cara a su propia salud, sino frente al conjunto de la sociedad, ya que puede suponer el retorno de enfermedades ya olvidadas en muchos países.

Las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias que mayor beneficio ha producido y sigue produciendo a la humanidad, previenen enfermedades que antes causaban grandes epidemias, muertes y secuelas. Las vacunas benefician tanto a las personas vacunadas como a las personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno (inmunidad de grupo).

 

Nota: 

Esta información no pretende suplantar la opinión de tu medico, es realizada con fines didácticos e informativos.

Recuerda siempre acudir a tu medico de confianza.

Mas información:

https://www.who.int/topics/vaccines/es/

https://www.seepidemiologia.es/documents/dummy/monografia1_vacunas.pdf

https://www.fisterra.com/ayuda-en-consulta/vacunas/administracion.asp

https://vacunasaep.org/familias/efectos-secundarios-de-las-vacunas

https://www.who.int/features/qa/84/es/

https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/prevencion-salud/importancia-vacunas/index.html

 

 

 

Siguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Twitter

 

Puede interesarte:

Enfermedades de transmisión sexual

Medicinas y alcohol, el efecto antabus

One Reply to “Que debo saber sobre las vacunas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *